Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
FARMACIA DE GUARDIA (25 aniversario)  

12/05/06

Farmacia de Guardia en el 82

25 ANIVERSARIO

Si cuando decidí armar una banda de punk-rock, recién abandonada la guardería y apenas estrenada la década de los ochenta, me llegan a decir que 25 años más tarde alguien nos haría un homenaje, me hubiese echado a reír. Si además me dicen que sería una institución de la importancia de La Verdad, directamente hubiese temido por la salud del interlocutor.

Pero así es y además me parece muy bien. No porque el homenajeado sea mi grupo, Farmacia de Guardia, sino porque considero plausible y saludable que se reconozca el valor cultural de la música popular.

Echo la vista a tras y me invaden un montón de imágenes y emociones. De escenarios y camerinos, de carretera, estudios de grabación y mil situaciones, algunas incluso confesables. Como aquella en que nuestro manager Jaime Gray recibió la noticia de su paternidad en la furgoneta, quizá camino de Gerona, de Málaga o acaso de Zaragoza.

Casi una veintena de músicos -o no tanto- han pasado por la Farmacia que un buen día decidí idear. A todos ellos mi cariño y agradecimiento. Por orden cronológico de entrada en la banda: Emilio Congo, Pepe Evangelio, Jota Cassinello, José María Galindo, Antonio Z, Felipe Troyano, Pepe Kayllo, Jose Roca, Juan Ramón Cuenca, Javi Volumen, Paco Sánchez, Fernando Rubio, Pepe Moreno, Fiti Espejo, Ricardo Ruipérez y Nikki Urquiko.

Bien, ahora me toca hablar de Farmacia de Guardia, pero como me parece inapropiado y además soy un listillo, opto por ceder la pluma a relevantes personajes que conocieron de primera mano al grupo. Que se mojen.

ALFONSO SCHWARZ (músico)
A diferencia de la mayoría, mi descubrimiento de Farmacia de Guardia no vino a través de su himno generacional “Cazadora de cuero”, sino con aquel minielepé homónimo que grabaron para Dro. Me llamó la atención esa banda nerviosa con sabor a unos Clash que acababa de descubrir. Eran tiempos en los que el punk como estilo (como movimiento ya estaba muerto y enterrado) no estaba restringido a un circuito de jóvenes conservadores con acné, y su música así lo reflejaba. Sus canciones no abusaban de los ritmos vertiginosos; por el contrario, su fuerza residía en los medios tiempos: “Aprende a olvidar”, “Sonríe el diablo”, “Ella es demoledora” son casi cadenciosas, es decir, punk vieja escuela, es decir, atemporales.´

ÁNGEL HARO (artista plástico)
Cuando apareció FARMACIA DE GUARDIA a principio de los 80 yo no estaba muy cerca del universo del Rock & Roll. En aquel momento mi gusto musical estaba en algún sitio entre el Free Jazz y los ritmos latinos, aún marginales en la España de la época. Sin embargo la primera vez que escuché "CAZADORA DE CUERO" reconocí al instante un himno capaz de liderar el sentimiento de una generación. El romanticismo urbano de la letra así como la melancólica cadencia de la melodía los alejaba de ser una simple canción de genero. Creo que fue un tema dotado de una personalidad fresca y contundente que contagió rápidamente a la crítica musical del momento. FARMACIA DE GUARDIA escribió por derecho una de las páginas de la música de los 80 de este país. Yo todavía conservo aquel single de 45 rpm que me hizo volver la mirada hacia el Rock.

CARLOS GALÁN (director de Subterfuge Records)
Farmacia de Guardia despierta en mí un monton de vivencias y recuerdos. A nivel personal no me puedo olvidar de la primera vez que escuche “Cazadora de cuero” en el, para mí siempre mítico y mágico Tato. Tenía 14 o 15 años, una camiseta de Damned y fascinación por los sonidos punks y nuevaoleros. Pero esto era especial, no sólo cantaban en mi idioma o compartían inquietudes es que.... ¡estaban en la barra!, como yo, es decir, era la primera vez que sentía 'in situ' el glamour de toda esta historia. Y así durante años, como una autentica banda sonora de mis primeros coletazos de por libre, del comienzo de mi adicción a la musica con actitud.

Años después, ya profesionalmente, tuve el honor de publicar sus primeras maquetas, entre estas canciones, como no, ”Cazadora de cuero”, que tanta culpa tuvo de que me dedicase a la musica y que hace poco elegí como la mejor canción del siglo XX. Y es que representa lo que para mi es una gran canción: una melodía excitante, ese mensaje eminentemente juvenil y que tanto nos llegaba y, sobre todo, entrar a formar parte de tu vida como la melodía que sonoriza parte de tus recuerdos. “Cazadora de cuero” lo hizo y lo sigue haciendo. Siento no poder estar en ese momento de reunificación, pero esa noche, como tantas, os tendré cerca. De entrada, ya sé con qué canción empezare el día.

CÉSAR PRIETO (filólogo y periodista musical)
Sorpresas te da la vida, que dijo el clásico. Y a veces gustito también. ¿Quién iba a imaginar que este feliz y excitado chaval que volvía del colegio a los quince masticando entre los dientes el "Cazadora de Cuero", con el tiempo iba a compartir tragos y secretos con quien entonces lo estaba educando sentimentalmente? Bendita generación la nuestra, que sin quererlo nos hicieron explotar, y que aún este derroche del 81 nos sigue manteniendo en pie y ya nos mantendrá siempre. Si hoy soy algo en la vida es gracias a que Jam me enseñó.

DIEGO A. MANRIQUE ((Radio 3, El País, Efe Eme, Rolling Stone) ¿Cómo era aquello de más vale llegar a tiempo que rondar un año? De cualquier forma, los refranes son pozos-de-sabiduría más que sospechosos. Prefiero evocar aquella pícara canción de Dr. John, año 1973: “Right place, wrong time”.

¿Recuerdan? Pues ese podría ser el resumen de la historia de Farmacia de Guardia. Llegaron al lugar justo pero les falló el tiempo (el “timing”, que diría algún cursi con MBA). El lugar era la España que quería sacudirse los traumas de la Transición y deleitarse con libertades recién conquistadas. Y en Murcia eso se sentía con igual urgencia que en Madrid.

Pero la condición periférica tiene esas cosas: Madrid rebosaba de grupos y las nacientes compañías independientes tardaron en echar las redes fuera de las grandes capitales. Las canciones de FdG que se compusieron en 1980 tardaron cinco, siete años en estar disponibles para el mercado nacional, vía DRO. Además, FdG sufrió el servicio militar, entonces un machetazo que cortaba proyectos musicales y personales. Les tocó un tiempo malo, un tiempo inclemente.

Así que se extraviaron aquellas piezas arrebatadas que -época de maquetas urgentes- pinchábamos en el “Diario pop” de Radio 3 una noche sí y otra también. Llegaron al mercado tarde o mal. Y otro grupo potente se quedó en nada.

¿En nada? No, esas canciones todavía suenan poderosas, siguen conmoviendo. Y me cuentan que este viernes volverán a sonar en un escenario como se merecen. Han pasado veinticinco años. Hay rondas por las que sí vale esperar.

JOSÉ IGNACIO LAPIDO (músico y escritor)

Desde la misma trinchera

Dicen que fue hace 25 años pero no me lo creo: fue ayer. Ayer mismo, en el año 81. Adentrarse por los vericuetos de la memoria es hacerlo en un territorio mítico, donde los héroes y los villanos no envejecen, donde por la radio siguen sonando las mismas canciones que alimentaban nuestra rabia, donde las cazadoras de cuero, las puñeteras de clavos y los vaqueros rotos a la altura de la rodilla están todavía en el armario esperando a que nos levantemos de la cama, nos los pongamos y salgamos a la calle a pegarle fuego a la ciudad. Es un decir, pero eso lo sabemos ahora. En el año 81 nos lo creíamos de verdad.

Vivíamos en ciudades distintas y no nos conocíamos -todavía- pero apuesto a que compartíamos casi todo. Estoy convencido de que los Farmacia, a finales de los 70 y principios de los 80, estaban haciendo exactamente lo mismo que yo: soñar despiertos, contemplar extasiados los escaparates de las tiendas de guitarras eléctricas, devorar vinilos, darle la vuelta una y otra vez a las cuatro caras del "London Calling" de los Clash, al "In the City" de los Jam, al "Never mind the Bollocks" de los Sex Pistols, al "It's Alive" de los Ramones…

Como me pasó con casi todos los grupos de la época yo supe de Farmacia de Guardia por el programa de Jesús Ordovás, diario urgente de nuevas sensaciones. Cuando escuché por primera vez "Cazadora de Cuero" tuve la certeza de que había escuchado un clásico. Una incongruencia, si lo pensamos bien, porque lo último que hubiera querido un buen punk rocker es convertirse en un clásico, pero así fue. El tiempo me ha dado la razón. A ellos. Todo mi reconocimiento. Todo mi agradecimiento por su actitud y por su música.

JUAN PUCHADES (director de la revista Efe Eme)
Inevitablemente, si rebobino brevemente la película de mis recuerdos pop, Farmacia de Guardia son noches adolescentes de los primeros años ochenta escuchando a Jesús Ordovás en Radio 3. Descubriendo sonidos que estaban cambiando, de una vez por todas, el pop de este país.

Y recordar aquellas noches y a Farmacia de Guardia es volver a escuchar el ritmo imbatible de dos canciones que eran (son, pues las canciones nunca mueren) como dos fogonazos generacionales inolvidables: “Cazadora de cuero” y “Ella es demoledora”. Esos temas, y los Farmacia, eran la constatación fehaciente de que el nuevo pop no era cosa sólo de Madrid: si en Murcia se practicaban estos sonidos, ¡es que el asunto iba en serio! Y vaya nombres se gastan los grupos en tan plácidos pagos, pensaba, pues “Farmacia de Guardia” siempre me resultó terriblemente inquietante (y eso era bueno, ¡muy bueno!), como de peligrosidad en la madrugada urbana... Angelito. Angelitos.

Fue breve la vida de Farmacia de Guardia, pero para algunos ocupan un rinconcito privilegiado en nuestra personal historia pop.

LOQUILLO (músico)
Cuando Subterfuge publicó el disco de maquetas de Farmacia de Guardia, entré en una tienda, lo pido y el tipo me suelta: 'lo siento, el recopilatorio de la serie de TV aún no lo tenemos'. Me entraron ganas de golpearle. Pero esto qué es, una tienda de discos o una charcutería. ¿Cuándo va a cambiar de una vez la perspectiva cultural de este país? "Cazadora de cuero" me parece una de las cinco mejores canciones de la historia del rock español y Farmacia de Guardia, un grupo a reivindicar rotundamente, en vez de recordar los ochenta por su vertiente más ñoña e insustancial. Era la mejor banda de rock de este país... después de Los Trogloditas.

MIGUEL FRUCTUOSO (artista plástico)
En una ocasión oí a diferentes críticos musicales comentar que la calidad de Nacha Pop radicaba principalmente en el antagonismo compositivo luz-oscuridad que existía entre los primos Nacho y Antonio, a tribuyéndole al primero el lado más lúdico y el oscuro al segundo. Siempre he pensado que esta afirmación les venía que ni pintada a los Farmacia. Tras unos comienzos en los que componen temas de una frescura que está a años luz de la música murciana de la época: el mítico "Cazadora de cuero", "Moda Pop", "A Johnny le gusta el punk"… a continuación graban un minielepé, "Farmacia de Guardia", que a mi entender es fundamental en la música española de los ochenta.

La grabación pasa de temas más insolentes como "Ella es demoledora" y el ritmo ska de "Soy un cadáver" a "Fría noche", "Aprende a olvidar", "Vivir en Beirut" y "Sonríe el diablo", cuatro canciones con textos de gran altura y de una opacidad que estremece. El último corte directamente hipnotiza, con esa armónica de Ulises Montero que va creando un aire cada vez más denso hasta hacerlo irrespirable. No seré yo quien discuta la calidad de Antonio Vega, aunque después de escuchar este disco habría que explicarles a muchos críticos la diferencia entre oscuridad y melancolía.

Los Farmacia han sido de los grupos que mejor han sabido pasar de lo bello, lo apolíneo, visto desde la óptica del perdedor, a los a veces terribles efectos de lo dionisiaco. Una inmensa suerte poderlos ver de nuevo en directo, pues les tengo un cariño y una admiración muy especial.

-------------------------------------------------------------------------------------------

- La Verdad Grupo Multimedia homenajeó a Farmacia de Guardia en su 25 aniversario. El grupo se reunió para ofrecer un único concierto el viernes 12 de mayo de 2006 -su debut fue el 11 de marzo de 1981-, dentro de la fiesta final del certamen de artes multimedia Rendibú .

-------------------------------------------------------------------------------------------