[an error occurred while processing this directive]
Nuevo Portal www.murciarock.com

   

.vuelves al índice de entrevistas

e

n

t

r

e

v

i

s

t

a

s
COPPINI & RIVERA  

31/01/08

Miguel Rivera (i) y Germán Coppini


EL CUARTO DE LOS HUÉSPEDES

Miguel Rivera es el vocalista, guitarrista, teclista y fundador de Maga, una de las bandas más reconocidas del pop independiente español actual. A Germán Coppini da hasta corte presentarlo.

Bien, pues ambos, el líder del grupo sevillano y el que fuera uno de los compositores más relevantes del pop español de los ochenta, ya a título propio o encabezando grupos como Golpes Bajos y los primeros Siniestro Total, aúnan sus fuerzas para presentar en directo un repertorio de canciones de Coppini, actualizadas por Rivera. Esta noche en Cartagena. Marco el prefijo de Sevilla. Miguel responde amable y locuaz.

Todo empezó con la colaboración de Germán Coppini en la canción "Trampa en la boca", del último álbum de Maga. ¿Cómo surgio el contacto?
- Bueno, a Maga siempre nos ha gustado mucho Golpes Bajos, es uno de los grupos nacionales que nos ha influido. Un día, fantaseando con la posibilidad de contar con Germán, se lo comentamos a nuestro manager, quien contactó con él. A Germán le pareció una buena idea, así que le pasamos la canción en maqueta, le gustó y de ahí a la grabación.

¿Y cómo llegamos de aquella colaboración, en principio puntual, al estado actual de compartir escenario?
- Después de eso ya no hemos perdido el contacto. Germán es una persona muy accesible y ha crecido una amistad real entre él y todos los miembros de Maga. Vino a cantar la canción en algunas presentaciones del disco y poco a poco se fue fraguando la idea de llevar al directo un repertorio como el de Golpes Bajos, un poco como homenaje nuestro y también buscando darle otra perspectiva a esas canciones. Eso ha llevado, en una segunda vuelta de tuerca, a plantear ese mismo repertorio pero desde una óptica un poco más electrónica, que es lo que hacemos Germán y yo.

¿Qué es lo que más te atrae de Germán Coppini, de su manera de cantar, de componer, de él como persona?
- Tenemos bastantes puntos en común. Germán es un tío taciturno, una persona bastante introvertida y poco amiga de los focos. Eso me gustó. Lo que pasa es que después tiene un sentido del humor impresionante. Una especie de dualidad con la cual me siento muy identificado. Hemos hecho muy buenas migas. Aparte de que me encanta su manera de cantar y de escribir y también es un homenaje mío a un gran músico. Para mí es un gran honor, desde luego.

DEMASIADOS ESCALONES
E. Vamos con Maga. ¿Qué tal ha ido la última gira por Latinoamérica? ¿Hay intención de insistir en aquel mercado?
- Pues… Sinceramente, creo que es un mercado al que a largo plazo se puede sacar partido, pero a día de hoy prefiero centrarme en lo que tenemos aquí. Ya hemos hecho dos giras por Latinoamérica, está bien como experiencia, pero tampoco veo yo allí el futuro de la humanidad. Allí hacer música como la nuestra sí que es de verdad underground.

Bueno, aquí también parece haber un escalón difícil de salvar. Grupos a los que la etiqueta indie les viene estrecha, pero que no acabáis de dar el salto al público masivo.
- Cierto. Creo que hay una necesidad de que la música digamos alternativa en España tenga una aceptación mayor y que no sea una cosa sectaria y marginal. Las emisoras comerciales ya sabemos por lo que apuestan. Pero es que luego llega un programa de televisión, encima en una cadena estatal [nota: se refiere a “No disparen al pianista”, en La 2] y vaya tela. No apuestan por grupos interesantes, sino por el sota, caballo y rey del falso rock comercial. Eso me toca mucho los huevos, sinceramente.


Ya. Y encima los salvadores del indie te miran raro en cuanto sales un poco del gueto.
- Totalmente, ésa es otra. Aquí en cuanto sacas un poco la cabeza ya te están tildando de traidor o de renegado del indie, cuando en nuestro caso nunca hemos sido abanderados de nada. Me gusta tocar, componer y si es posible que a la gente le guste. Pero no mido a qué tipo de gente.

QUIÉN MATO A BAMBI
E. Antes de Maga, formaste parte del Colectivo Karma, de Long Spiral Dreamin’ y de Supertube. ¿Qué queda de aquello en la música de Maga?
- Lo de Andy Jarman y el Colectivo Karma fue excitante, el punto de partida en Sevilla. De Supertube, aparte de que quedamos dos miembros de la formación original, David García y yo, queda un poco ese espíritu de experimentación. De intentar no repetir dos veces la misma fórmula. Pero no sólo como reto personal o de cara al público, sino también por evitar el aburrimiento. Todos los discos de Maga tienen una entidad propia y de todos estoy satisfecho.


Es curioso, porque de algún modo el noise-pop acabó por sepultar lo que quedaba del pop ochentero. Y ahora estáis ahí, Coppini y tú juntos. Perdona, te he clavado mi cuchillo. No tiene importancia, estoy acostumbrado a morir.
- Por eso no me gustan las etiquetas, porque mienten de algún modo. Claro, Long Spiral Dreamin’ éramos totalmente retro y Supertube tenía una actitud bastante más punkie que todo aquello. ¿Cómo puede haberle gustado a este tío la música de los ochenta? Pues de chaval era un flipado de aquello. No me agradaba la grandilocuencia ni el glamour, pero a nivel armónico, melódico y de letras me gustaba mucho. Nunca he sido consciente de que nuestra generación sepultara nada, pero si ocurrió así fue por un desarrollo natural, no hubo una ruptura a nivel artístico. ¿El indie se cargó la música de los ochenta? Es que a lo mejor lo que quedaba de los 80 no se sostenía por sí mismo.

Muy cierto. De hecho entre la nueva ola (79-84) y el noise-pop (93-98) seguramente sí que hay conexiones.
- Seguro. Por ejemplo Golpes Bajos duró hasta el 85, fue un grupo de principios de los ochenta que duró tres telediarios y que hizo un puñado de buenas canciones. De ahí mi admiración.


--------------------------------------------------------------------------------------------

- Germán Coppini y Miguel Rivera actúan el viernes 1 de febrero de 2008 en la Sala Underground de Cartagena (Los Dolores). A eso de las 23 horas. Precio: 9/12 euros.

--------------------------------------------------------------------------------------------